Resumen 2006

Quiero comenzar el resumen del año hablando de los apartados personales.

En primer lugar, la situación personal de Paulino mejoró sustancialmente, lo que le permitirá incorporarse a las cenas a partir de 2007. Este año también nos trajo el ansiado anuncio del embarazo de nuestro presidente (bueno, el de su mujer, Núria), felizmente culminado en 2007.

La delegación de Barcelona que arrancó con fuerza la fue perdiendo y acabó en actividades “oficiosas”, esperemos que se retome en 2007.

Y en Madrid, se ha mantenido el ritmo y de momento no parece que el cansancio haga demasiada mella. Es cierto que el presidente acudió en sólo tres citas, y el vicepresidente, que retornó a Bilbao en Marzo y se organizó “reuniones” en Madrid los días de cena, también faltó en varias ocasiones. Algunas de las convocatorias han sido bastante íntimas (con 6 personas) pero hemos mantenido el tipo, e incluso desde la distancia, seguimos con interés las evoluciones de esta nuestra Sociedad.

Se ha consolidado la norma de que cada mes sea un miembro quien eliga restaurante, y las propuestas de este año (todos nuevos, a excepción de Don Joaquín y Membibre), han estado mejor que el año anterior, si exceptuamos el rotundo fracaso (con un 4 de nota media) de la elección de Paulino de Quevedo en Abril, que hace que se vuelva a establecer una nueva marca de nota más baja, con 7,61. Sin el lastre de este restaurante, la nota media hubiera sido muy buena, superando el 8. El Membibre, en su repetición, no logró llegar a la espectacular nota de la primera vez (muy difícil que volvamos a estar solos en el restaurante), pero obtuvo un más que notable 8,41. Y por supuesto, hay que reseñar que completamos la ”trilogía” iniciada en Matritum con las visitas a la Gastroteca de Santiago y Taberneros, que obtuvieron, además, las mejores notas de la temporada.

Como resumen, paso a comentar brevemente cada una de las cenas:

Enero, Boloco: Una excelente recomendación de Sven.

Febrero, Quinito: Sexto aniversario. Cena al nivel habitual, aunque sin cánticos (faltaba el Maestro).

Marzo, El Mentidero de la Villa: Nutrida presencia noruega, y excelentes vinos.

Abril, Paulino de Quevedo: Un verdadero fiasco.

Mayo, Kikuyu: No causó grandes emociones.

Junio, La Gastroteca de Santiago: el mejor del año, con aplauso incluido a los cocineros.

Julio, Cava Blanca: Destacaron los entrantes y la simpatía de las camareras.

Septiembre, Taberneros: cierre de una trilogía de excelente trato al cliente. Nos invitaron a sus bodegas en Tudela de Duero (Valladolid), aunque no fuimos.

Octubre, Membibre: Hubo casi pleno de asistencia, y esta vez el menú no fue tan pantagruélico como en la primera ocasión, pero no por ello menos delicioso.

Noviembre, Balzac: destacar las animadas conversaciones (gracias a la configuración redonda de la mesa y a la ausencia de ruidos).

Diciembre, Quinito: Tradicional Cena de Navidad. En esta ocasión, contamos con la presencia de un ilustre invitado, a cargo de Sven, que nos dio una clase magistral de cata de puros, de la cual disfrutamos muchísimo.