Resumen 2005

Quiero comenzar el resumen del año hablando de los apartados personales.

En primer lugar, hay que lamentar la situación personal de Paulino, que le ha obligado a “abandonar” la sociedad desde mediados de año (esperemos que por poco tiempo). Como contrapartida positiva, la ¡tercera! paternidad de José, y el anunció de boda de Turiel ¡¡para el 2007!! (con un “poquito” de antelación). Y claro, en estos apartados el Chino no puede dejar de ser protagonista, y protagonizó el noviazgo express (que no hay manera de casarlo). Juanle también ha pasado a la soltería, aunque “no se aburre”. Y por último, el gran acontecimiento del año: la boda en Junio de nuestro presidente, don Iñigo, a la que acudió una nutrida representación de la Sociedad, que se hizo notar.

La delegación de Barcelona ha cumplido un año, en el que se han puesto las botas (sobre todo en el apartado de vinos excelentes), contradiciendo el mito de “catalán tacaño” (porque las facturas han sido muy elevadas). Aunque con problemas administrativos (especialmente en el apartado de votaciones), esperemos que este segundo año, con Jordi Ferrer al mando de la Secretaría General, transcurra con más disciplina. ¡Enhorabuena y ánimo!

Y en Madrid, aunque el presidente empezó asistiendo regularmente, acabó pagando la distancia (y sus responsabilidades laborales) y sólo pudo venir a la mitad de las cenas. Por otro lado, en la cena de Marzo 5 miembros causaron baja por enfermedad. Y Sven, ha tenido una presencia errante (había periodos en los que no sabíamos nada de él), pero cuando ha aparecido, lo ha hecho de manera muy acertada.

Las propuestas de restaurantes de este año (todos nuevos, a excepción de Don Joaquín), costumbre inciada en el anterior, han partido de diferentes miembros, y con gran acierto (en general). Aunque hay que resaltar que se ha obtenido la nota media más baja (7.67, frente a 7.80 de 2000): Chantarella y Neo tienen la culpa. Por contra, descubrimos Membibre, con una de las notas más altas (9,19), sólo superado por Quinito y Matritum (aunque viéndolo con perspectiva, creo que comimos mejor en Membibre; eso sí, en Matritum disfrutamos mucho de la ”ceremonia” del vino y las historias de Carlos). También Don Sancho obtuvo muy buena nota (8,49). Y como anécdota, éste ha sido el año de los huevos con patatas (los hemos tomado tres veces).

Como resumen, paso a comentar brevemente cada una de las cenas:

Enero, Chantarella: segunda peor votación de la historia. Comienzo ”desafortunado” en el reparto de responsabilidad en la elección de restaurante. Al menos, la elección de vinos si estuvo bien.

Febrero, Quinito: Quinto aniversario. Y como el evento lo merecía, la junta directiva preparó una cena acorde: magnífica selección de vinos acompañada de una exhaustiva documentación a todo color de cada uno de ellos.

Marzo, Paulino: Curiosamente, ¡escogido por el mismo Paulino! Muy buena elección, una vuelta a los orígenes de la SGCPA. Excelente relación calidad/precio.

Abril, Neo: Bronca con el cocinero al final, por cantar tras la cena. Pudo acabar en crónica de sucesos.

Mayo, Membibre: ¡Excelente! A la altura de Quinito. Una vez más, las recomendaciones de Barrón padre no fallan. Delicioso, abundante, trato exquisito, nosotros solos,… en resumen, casi perfecto.

Junio, La Ancha: la elección del abogado (incluyendo la negociación del reservado) fue muy acertada.

Julio, Tras os Montes: Degustación de bacalao, en homenaje a mi destino en Lisboa.

Septiembre, Viejo Madrid: Otra buena elección de José (este año se ha lucido). Buen trato.

Octubre, Vino Tinto: Sólo 6 comensales. Lo más destacable, que NO cantamos (¿efecto l’estatut?).

Noviembre, Don Sancho: Sven vuelve a justificar su pertenencia a la sociedad con este restaurante. Trato a la altura de Quinito y cocina excelente. Y para terminar, copas en local de ”ambiente”.

Diciembre, Quinito: Tradicional Cena de Navidad. A destacar el despiste al no dejar propina, y sobre todo, lo animada que fue la cena, en conversaciones y anécdotas.