¡¡¡20º ANIVERSARIO DE SOGACAPA!!!

YA HEMOS CUMPLIDO 20 AÑOS!!

Y para celebrarlo nos dimos un  buen homenaje en nuestro restaurante favorito, aquí os dejo lo acontecido….

19 DE FEBRERO DE 2020 – RESTAURANTE OR-DAGO

(Vigésimo aniversario)

  • Lugar: Or-Dago, c/ Sancho Dávila, 15 
  • Fecha: 19/02/2020
  • Hora: 21:30
  • Asistentes: Angulo, Turi, Gumi, Orio, Alberto, Iker, Pepe, José y Joseba
  • Ausentes: Iñigo, Txomin, Juanle, Juan, Paulino y Chino
  • Redactor del acta: Joseba

Aperitivo (invitación de la casa, salvo la bebida):

  • Cervezas
  • Piparras (yo las conozco como guindillas)
  • Aceitunas
  • Salmorejo
  • Croquetas 

 Menú Sacaron 2 raciones de todo para compartir:

  • Ensalada de boquerón en vinagre, alcachofa marinada, tomate y lechuga
  • Puerros a la plancha con vinagreta
  • Revuelto de setas 
  • Almejas
  • Txangurro
  • Bacalao al pil-pil
  • Lomos de Bonito a la plancha (4 raciones)
  • Chuletón
  • Postre variado (goxua, tarta de trufa y hojaldre de espinacas)

Vinos:

  • Blanco: Finca La Cañada, Verdejo 2018 (4 botellas)
  • Tinto: Madremía, tinta de toro 2018 (2 botellas)

Agua,  Cafés / infusiones

Copas (invitación de la casa)

 Precio: 603 euros (67 por cabeza). Ponemos 70 para dejar 27 de propina. 10 euros más que el año pasado, justificados porque bebimos 2 botellas más de vino.

Previo:

Nos fuimos juntando, en El Alberche, Angulo, Turi, Gumi, Orio, Alberto y yo, para tomar unas cervezas.

Iker, Pepe y José se acercaron, a la hora convenida, directamente al restaurante.

Cena:

En esta ocasión, el restaurante estaba prácticamente lleno (como estoy escribiendo esta acta con un mes de retraso, qué lejanos se me quedan los tiempos en los que la gente podía salir a la calle, ahora que llevamos una semana de confinamiento por el coronavirus), destacando un grupo tan numeroso y ruidoso como el nuestro. Habrá que esperar a que vuelvan a llegar esas noches alegres.

Posiblemente lo más reseñable de la noche es que celebrábamos nuestro vigésimo aniversario. La placa, que el año pasado le regalamos a Andoni, nos vigilaba desde la pared. Veinte años ya, parece mentira, que han dado para mucho y, aunque más cansados, no hemos perdido ni un ápice de apetito.

Distribución habitual, en una mesa alargada, en la que se formaron dos grupos que compartían conversación y platos. Como éramos nueve, un sector disfrutó de repartir entre 4 mientras el otro lo repartía entre 5.

Andoni nos preparó un menú “clásico” pero con algunos matices: sustituyó tradicional receta de los puerros cocidos con salsa de alubias por la plancha y la vinagreta y el revuelto paso a ser de setas en lugar de pisto; y unos lomos de bonito a la plancha que, a la postre, fue el plato más destacado de la noche. Estos cambios, como el resto del menú, estuvieron a la altura de la excelencia habitual.

Los vinos los eligió Andoni y acertó plenamente.

Los excelentes aperitivos, esta vez sin caldito, nos introdujeron en la larga secuencia de platos que vinieron a continuación.

De las novedades, los puerros y, especialmente, el bonito estuvieron extraordinarios. Y, como siempre, hicimos consumo abusivo de pan para limpiar las fuentes.

Este año tampoco hicimos intento de votar a ningún plato; ¿para qué?

Los cafés / infusiones y las copas nos acompañaron en una animada sobremesa. Con Alberto controlando la cantidad de patxaran que ponían a Turi (no llegué a entender por qué).

Como siempre, fuimos los últimos en salir, ya cerca de la 1, despidiéndonos de Andoni en la puerta.

Y, como ya es habitual desde hace tiempo, todo el mundo para su casa.

Debes acceder para ver el resto del contenido. Por favor . ¿Aún no eres miembro? Únete a nosotros

Deja una respuesta