Diciembre 2019 – Or-Dago

Comida de Navidad

  • Lugar: Or-Dago, c/ Sancho Dávila, 15 
  • Fecha: 28/12/2019
  • Hora: 14:00
  • Asistentes: Iñigo, Paulino, Alberto, Txomin, Juanle, José, Juan, Gumi, Chino y Joseba
  • Ausentes: Orio, Angulo, Iker, Pepe y Turi
  • Redactor del acta: Joseba

Aperitivo:

  • Dos botellas de Sidra natural (Oyarzun)
  • Salmorejo

 Menú Sacaron 2 raciones de todo para compartir:

  • Croquetas de jamón
  • Revuelto de perretxikos 
  • Almejas (*)
  • Alubia roja
  • Bacalao or-dago (*)
  • Pargo (*) 
  • Manitas de cerdo rellenas
  • Rabo de Toro
  • Callos (los pedimos como extra fuera del menú previsto)
  • Goxua
  • Hojaldre de espinacas
  • Pastel de queso

Vinos:

  • Blanco: Rebels de Batea 2018 (uva garnacha blanca) D.O. Tierra Alta (4 botellas)
  • Tinto:
    • Habla del Silencio 2017 (uva Syrah, Cabernet Sauvignon, Tempranillo) D.O. Tierra de Extremadura (2 botellas)
    • El Senat del Montsant 2018 (uva garnacha tinta, Syrah) D.O. Montsant (2 botellas)
  • Cava Juvé & Camps, Reserva de la familia 2014, Brut Nature Gran Reserva (1 botella)

Agua (4 botellas)

Cafés / infusiones

Copas

Precio: 696,55 euros (70 por cabeza). Adicionalmente, ponemos 1 euro cada uno para redondear la propina.

Previo:

Previos en LA TIENTA desde las 12:30 que llegamos Iñigo y yo. Al poco llegó Gumi (que había quedado a las 13:00 con un amigo en el mismo sitio) y, poco a poco, fueron llegando todos, salvo José que llegó directamente al restaurante. Aquí tomamos unas cuantas rondas de cervezas (curioso el detalle de “no tenemos vasos de caña, tienen que ser dobles”); los torreznos de Soria que pusieron de tapa en alguna ronda, no estaban a la altura de las expectativas.

Comida:

En plena temporada navideña, el comedor estaba completo, con diversos grupos de distinto tamaño, siendo el nuestro el más numeroso. Si Turi hubiera aparecido finalmente, hubiéramos tenido problemas para acomodarlo.

Nada más entrar, saludos a Andoni y a sentarnos en una mesa alargada, en la que se formaron dos grupos de 5 que compartían conversación y platos, si bien hubo algún comentario que trascendió a toda la mesa.

Nada más sentarse, Iñigo pidió la carta de vinos, única variable dejada a nuestra elección, ya que el menú lo había confeccionado Andoni a su gusto. La elección de caldos fue muy acertada, incluido el cava con el que acompañamos a los postres. Prueba de ello, es que bebimos como una botella por cabeza.

Del excelente menú, caben destacar las almejas, el bacalao y el pargo (Andoni nos comentó que es tan bueno como el besugo y mucho más barato) y, como no, el pan que devoramos en cantidades industriales (la camarera decía “se ha acabado” cada vez que pedíamos más, pero acababa trayéndolo) untando las increíbles salsas.

Los cafés / infusiones y las copas nos acompañaron en una animada sobremesa. Momento en el que llamamos a Andoni para pedirle permiso para cantar, respondiendo “faltaría más”. Aprovechando que quedaban pocos comensales en el comedor (eran las 17:30 a esas alturas), y pidiendo disculpas de antemano, nos lanzamos a cantar más de medio repertorio. Incluso desde la mesa vecina, nos pidieron que cantáramos rianxeira (es la primera vez que aceptamos peticiones del público) que cantamos en perfecta armonía.

Esta vez no hubo gorros ni attrezzo navideño, pero tampoco los echamos en falta. A las 18:00 abandonamos el restaurante, y Chino, otro que no recuerdo y yo, que nos quedamos rezagados, despedimos a los “gallegos” con una nueva interpretación del himno. Juan se tuvo que ir antes, a las 17:15, ya que tenía que coger el AVE a Valladolid.

Debes acceder para ver el resto del contenido. Por favor . ¿Aún no eres miembro? Únete a nosotros

Deja una respuesta