Abril 2019 – Las Tortillas de Gabino

  • Lugar: Las Tortillas de Gabino, Calle Rafael Calvo, 20 28010 Madrid
  • Fecha: 03/04/2019
  • Hora: 21:30
  • Asistentes: Alberto, Joseba, Angulo, Orio, , Turi, Iker, y Pepe
  • Ausentes: Iñigo, Juanle, Juan, Chino, Jose, Txomin, Gumi, Paulino
  • Redactor del acta: Alberto

Menú:tortillas_de_gabino

  • Croquetas de boletus (7 unidades)
  • Ensaladilla rusa con gamba roja (2 raciones)
  • Navajas gratinadas (7 unidades)
  • Ensalada de tomate ibérico (2 raciones)
  • Tuétano glaseado (2 raciones) (*)
  • Tortilla trufada (2 raciones)
  • Tortilla española con callos (2 raciones) (*)
  • Carrillera de ternera glaseada (7 unidades)
  • Flan de queso brie (2 raciones) (*)
  • Torrija (2 raciones)
  • Tarta de chocolate del día (2 raciones)

Vinos:

  • Blanco: Protos verdejo 2018 , D.O: Rueda (2 botellas)
  • Tinto: Brezo de Gregory Pérez 2016, D.O: Bierzo  (1 botellas)

Agua,  Cafés / infusiones   (Pacharán, crema de orujo y limonchelo a cuenta de la casa)

 Precio: 338,59 euros (50 por cabeza). Ponemos 50 y dejamos de propina los 11,52 euros del cambio.

Previo:

Una media hora antes de la convocatoria nos reunimos en el bar frente al restaurante cinco de los siete convocados faltando, como es habitual, la pareja de moteros Iker y Pepe, que se incorporaron posteriormente a la puerta del restaurante, eso sí, esta vez puntuales a la hora acordada. Fueron baja Juanle por trabajo y Txomin a última hora por enfermedad.

Destacar que, en la espera, nuestro amigo Joseba pudo sufrir y disfrutar de la victoria de su equipo de futbol en el último segundo y por lanzamiento de penalti.

Cena:

Aunque SOGACAPA ya era conocedor de las delicias culinarias de este restaurante, mi curiosidad por catar estos platos tan comentados en la anterior visita y teniendo en cuenta que alguno de los socios no pudieron asistir, me decidió por repetir la experiencia y comprobar además la evolución a lo largo del tiempo.

Con puntualidad inglesa fuimos acomodados en una mesa redonda que para celebrar una cena con buenos amigos y charlar es la mejor, El local es acogedor y el servicio muy profesional y amable, por lo que el ambiente, el entorno y los profesionales que nos atendieron facilitaron una experiencia grata y deliciosa para recordar en el tiempo.

La elección de los vinos corrió a cargo de Orio, nuestro “Sumiller”, que, como siempre, acertó. Dentro de los blancos, el elegido fue un Protos verdejo 2018, D.O. Rueda, a un precio razonable y con una calidad buena, un verdejo con gran frescura y buen equilibrio entre los grados y la acidez. En los tintos, el agraciado fue Brezo de Gregory Pérez 2016, D.O. Bierzo, no defraudó, potente en boca y también fresco. Es un vino elaborado con cepas de Mencía con una edad media de 50 años y cultivadas en las poblaciones de Horta y Villafranca del Bierzo.

El desfile de los platos comenzó con unas excelentes croquetas de boletus, muy bien elaboradas y ricas, degustamos una unidad cada uno. Este tipo de croquetas se ha hecho muy popular en el mundo gastronómico y normalmente, es raro el restaurante que no las tiene en su carta, a mí en particular me gustan mucho.

Continuamos con la ensaladilla rusa con gamba roja y unas navajas gratinadas, la primera no defraudó, pero el listón de las ensaladillas lo tenemos muy alto, nuestra preferida sigue siendo la del Atómico. Las navajas estaban muy ricas.

Una sorpresa agradable fue la ensalada de tomate ibérico, que no teníamos muchas ganas de pedir, pero que ante el empeño de Pepe acabamos disfrutando de un magnífico plato y jugando a los barquitos al final para no dejar ni una gota.

El siguiente plato nos sorprendió a todos, incluido Pepe que con la casquería no se lleva bien, el tuétano glaseado resulto ser una “delicatesen”, espectacular en el sabor y muy curiosa su presentación en mesa y como era de esperar se llevo el primer asterisco de la noche.

Dentro de las especialidades de la casa, sus tortillas, nos decantamos primero por la tortilla trufada, excelente, suave, con sabor y con el huevo casi líquido. Luego, a petición de Iker, la tortilla española con callos, impresionante en todos los aspectos, una explosión de sabores en la boca, la combinación de unos buenos callos a la madrileña con una buena y bien elaborada tortilla española, da como resultado un segundo asterisco por unanimidad de los presentes. Tengo que puntualizar que en la anterior cena celebrada en este mismo restaurante, este plato se llevo el mismo galardón, por lo que es seguro que destaca considerablemente sobre las demás tortillas.  Curiosamente este plato, hace algunos años era muy común aunque hoy en día no es tan sencillo encontrarla en la carta de los restaurantes.

Como colofón  y a tenor de que el público exigía mas viandas, pedimos  siete unidades de carrillera de ternera glaseada, plato con buen sabor, clásico y que rara vez no triunfa.

El fin de fiesta se lo llevaron los postres y como estrella y destacando entre todos el flan de queso brie, otro merecido asterisco de la noche, la torrija y la tarta de chocolate del día estaban deliciosos también, pero fueron eclipsados por el maravilloso flan.

Cafés, infusiones y unas copas de licor invitación de la casa cerraron esta maravillosa experiencia que creo que no defraudó a los asistentes.

Debes acceder para ver el resto del contenido. Por favor . ¿Aún no eres miembro? Únete a nosotros

Deja un comentario