Diciembre 2017 – La Bomba Bistrot

  • Lugar: La Bomba Bistrot, c/ Pedro Muguruza, 5
  • Fecha: 15/12/2017
  • Hora: 15:00
  • Asistentes: Orio, Iñigo, Fran, Joseba, Iker, Turi, Juanle, Pepe, Alberto, Gumi, Paulino, Angulo, Txomin, Juan.
  • Ausentes: Chino y José
  • Redactor del acta: Joseba.LA-BOMBA-BISTROT
 Menú (gestionado previamente por Iñigo con Cristina):
  • Aperitivo:
  • Garbanzos con espinacas
  • Entrantes (a compartir)
  • Alcachofas a la italiana (con yema de huevo)
  • Callos (*)
  • Caracoles guisados (*)
  • Segundos:
  • Nuestro famoso pollo asado
  • Arroz de pato con puerros y alcachofas (*)
Postres:
  • Queso variado (a petición de Orio y fuera del menú concertado)
  • Paulova (pastel ruso)
  • Tarta de queso

Nota: los asteriscos se pusieron por la junta directiva, ante la imposibilidad de organizar una votación en condiciones. Como suelo recordar, esta Sociedad no se rige por una democracia.

Vinos:

  • Blanco:    Schieferkopf, riestling troken-sec, 2014 (3 botellas)
  • Tinto:    Cave Yves Cuilleron Les Vignes D’à Côté, uva Syrah, 2016 (7 botellas)

Agua Solán de Cabras (a discreción)

Cafés

Precio:

Iñigo había negociado un precio cerrado de 57€ por persona (798€ en total) a los que se sumaron los 42 del queso, quedando una cifra redonda de 60 € / persona. Dejamos, adicionalmente, 2 euros de propina por cabeza.

Previo:

Dado que la convocatoria de este año, de manera extraordinaria, se celebró en viernes, sólo unos pocos pudieron acercarse por la zona antes a tomar un aperitivo. El resto llegamos puntuales al restaurante, salvo Fran, que llegó unos 10 minutos más tarde.

Comida:

Esta edición de la comida de Navidad tuvo un par de novedades. La más importante el día de la semana escogido, un viernes (en lugar del sábado que ha sido fijo siempre), con objeto de conseguir una mayor afluencia, especialmente de los integrantes residentes en la “periferia” (Paulino, Fran e Iñigo). El año que viene, supongo que podremos volver al sábado, haciéndolo el día 22 (vayan reservando hueco en sus agendas). Y, por otro lado, ante la imposibilidad de reservar en esa fecha en Membibre (ni en Or-dago), conseguimos, gracias a Iker, hueco en “La Bomba”.

A pesar de que Iker hizo la reserva, fue su hermano el que gestionó el menú, con gran acierto hay que decir.

Nos ubicaron en el comedor de abajo, pero claro, en esta ocasión tuvimos que compartirlo y nos dispusieron en una mesa alargada. Dado que éramos 14 personas, enseguida se formaron tres grupos de conversación.

Tras el aperitivo de la casa, se acercó Cristina a interesarse por nosotros y empezó el desfile de platos. A las excelentes alcachofas que ya conocíamos, siguieron dos grandes aciertos de elección de Iñigo (recompensados con sendos asteriscos), en forma de callos y caracoles. Los platos principales correspondieron a un magnífico pollo asado (también conocido de nuestra anterior visita) y a un sublime arroz (que se llevó el último asterisco del día).

Al llegar al postre, nuestro premio Nobel de Literatura se puso caprichoso y rogó por un poco de queso (fuera de menú acordado). Nos trajeron unos platos con una selección variada y, a continuación, el postre “oficial”, consistente en unas raciones a compartir de Paulova (un clásico en este local) y tarta de queso.

Terminamos con unos cafés y nada más.

El servicio estuvo bien, pero al final decayó la atención y tardaron muchísimo en traer los cafés y la cuenta (retrasando nuestra partida hacia el mus, provocando el consiguiente nerviosismo en la parroquia, ya que se estaba haciendo muy tarde).

Obviamente, este año no hubo ningún tipo de actividad musical por nuestra parte. Aunque al final de la comida yo creo que ya estábamos solos en el comedor.

Debes acceder para ver el resto del contenido. Por favor . ¿Aún no eres miembro? Únete a nosotros