Febrero 2019 – Or-Dago

Decimonoveno aniversario

  • Lugar: Or-Dago, c/ Sancho Dávila, 15 ordago
  • Fecha: 05/02/2018
  • Hora: 21:30
  • Asistentes: Iñigo, Pepe, Iker, Orio, José, Juanle, Angulo, Alberto y Joseba
  • Ausentes: Turi, Gumi, Txomin, Juan, Paulino y Chino
  • Redactor del acta: Joseba

Aperitivo (invitación de la casa, salvo la bebida):

  • Cervezas y una botella de Txakoli (Itsasmendi nº 7)
  • Tacita de consomé (novedad)
  • Piparras (yo las conozco como guindillas)
  • Aceitunas
  • Salmorejo

 Menú Sacaron 2 raciones de todo para compartir:

  • Croqueta y chistorra
  • Ensalada de mollejas de ternera
  • Alcachofas
  • Revuelto de pisto
  • Callos
  • Caracoles (novedad)
  • Alubia roja
  • Merluza con chipirón en su tinta
  • Lengua Ternera rebozada con pimientos rojos (novedad)
  • Albóndigas de vacuno (novedad)
  • Queso con membrillo manzana y nueces
  • Flan de nata
  • Tatin de manzana (novedad)

Vinos:

  • Blanco: Rebels de Batea 2017, Garnacha blanca, D.O. Tierra Alta (3 botellas)
  • Tinto: Dehesa Valquejigoso 2012 (1 botella)

Agua, Cafés / infusiones

Copas (invitación de la casa)

 Precio: 512 euros (57 por cabeza). Ponemos 60 para dejar 28 de propina. Nos invitaron a los aperitivos y las copas.

 

Previo:

Iñigo reclutó a algunos de los comensales para tomar unas cervezas en las cercanías, mientras el resto nos dirigimos directamente al restaurante. A las 21:30 estábamos todos sentados en la mesa.

Cena:

El restaurante estaba para nosotros solos (incluso Andoni llegó a bromear con que lo había cerrado para nosotros; lo cierto es que por las noches está bastante tranquilo, y más después de la “cuesta de enero”).

Como lo que funciona no hay que cambiarlo, le pedí a Andoni que prepara un menú a su antojo, sin predisponerle a ningún plato. Nos dijo que esta vez no había muchas novedades, pero anoté 4 platos inéditos. Como resumen, baste decir que la cena estuvo a muy alto nivel y salimos encantados tanto en cantidad como, sobre todo, calidad.

Distribución en una mesa alargada, en la que se formaron dos grupos que compartían conversación y platos. Aunque hubo algunos temas de interés general, como la inminente boda de Iker, la tensión arterial de Juanle que está por las nubes y mi situación laboral/emocional.

Mientras nos íbamos terminando el txakoli, Iñigo escogió un magnífico vino blanco. En cambio, el tinto que nos recomendó Andoni (“sácanos algo novedoso” le pidió Orio) no acabamos de “entenderlo”.

Los excelentes aperitivos, esta vez con la novedad del caldito que nos esperaba encima del plato al sentarnos, fueron el preludio de lo que acontece cada vez que venimos a este lugar: comentarios a cuál más elogioso de su cocina.

De las novedades, los caracoles y las albóndigas no destacaron especialmente, mientras que la lengua de ternera (este plato protagonizo la anécdota de la noche, ya que ni Andoni, que presentó el plato como ternera, ni yo, que sabía lo que era según lo vi, dijimos nada y a Pepe, tan contrario a la casquería como es, se lo explicamos después de que disfrutara el plato como cerdo en el fango; al final, conseguiremos educarlo) y el tatin de manzana triunfaron.

Esta vez no tuvimos el clásico hojaldre de espinacas, pero el sublime flan de nata hizo que no lo echáramos de menos.

Del resto de platos poco que añadir a lo ya comentado en anteriores citas a este templo. Sólo había que vernos las caras de felicidad. Y la cantidad de pan que ingerimos untando las salsas.

Eso sí, esta vez no hicimos intento de votar a ningún plato, pero estuvieron todos a muy alto nivel.

Los cafés / infusiones y las copas nos acompañaron en una animada sobremesa.

El resumen ejecutivo del evento es que cada vez pagamos menos (he comparado la factura del año pasado y hemos vuelto a bajar la tarifa per cápita).

Lástima que no diera tiempo a tener la placa preparada para esta cita, aunque eso nos da excusa para volver en breve a visitar a Andoni.

Pasadas las 12 cerramos el restaurante, despidiéndonos de Andoni en la puerta.

Todo el mundo para su casa, y acerqué en mi nuevo Lexus a Iñigo, José y Juanle, antes de enfilar para ir a Boadilla muerto de sueño.

Debes acceder para ver el resto del contenido. Por favor . ¿Aún no eres miembro? Únete a nosotros